Semilla del aguacate

Germinar la semilla del aguacate | Hace mas de un mes les comente sobre la semilla de aguacate que estábamos germinando en casa como parte de un experimento con mis hijos (mi hijo me pregunta cada vez que la ve, si ya nos la podemos comer 🙂

Hoy quiero compartirte el paso a paso, para ver si te animas y lo haces parte de tu día; si no es que ya la estas germinando.

Si realmente estas dispuesta a disfrutar de este hermoso regalo de la naturaleza, anda y sigue los pasos a continuación.

Germinar la semilla del aguacate

Compra tu aguacate favorito, corta el mismo a la mitad, pero esta vez sin llegar a la semilla.

Limpia muy bien la semilla del aguacate, quita toda la pulpa que esta pueda tener, esto te ayudara a evitar que se contamine mientras se este germinando.

El tallo del aguacate es por donde estaba pegado a la rama, esta es la parte que quedara hacia arriba.

La raíz del aguacate, es la parte que usualmente es mas redondita, diferenciaras la parte de arriba con la de abajo porque esta es de otro color y textura justo en el centro, es por allí por donde saldrán sus raíces o raíz.

Necesitaras 4 o 3 palillos (como prefieras) y un envase de vidrio (reciclado seria ideal 😉 preferiblemente porque el mismo te permitirá siempre observarla.

Coloca los palillos en diagonal hacia arriba, para que la semilla quede sumergida hasta la mitad en el agua.

Los palillos sirven para que la misma no se ahogue en el agua y le permita germinarse.

Necesita luz solar, coloca tu semilla en una ventana de tu casa o cerca de una.

Revisa la misma cada dos o tres días máximo, vuelve a rellenar de agua.

Cambia el agua una vez a la semana.

Luego de dos semanas aproximadamente comenzaras a ver los primeros cambios, con la primera semilla lo que vimos fue que se comenzó agrietar, tal como ven en las fotos y con la segunda fue que comenzó a salir la una pequeña raíz.

la primera semilla a la semana ya estaba agrietada y con la segunda pasaron 12 días para a penas comenzar a ver cambios. Todo es paciencia y amor.

Tres meses después esta lista para sembrarla en un matero.

Si tienes a disposición es mejor germinar varias semillas a la vez, algunas nunca germinan, entonces así tienes varias oportunidades.

Así esta hoy ya la semilla, tiene un tallo grandecito, desde el momento que le comienza a salir la raíz y el tallo ya la puedes transplantar a un matero con abono. Estará mucho mas segura de que no se contamine.

Yo la dejare un tiempo mas en este envase.

¡Hola! mi nombre es Linda, soy una mamá a tiempo completo, emprendedora, amo mi diferente estilo de vida, feminista, totalmente de acuerdo con que el cambio comienza conmigo, me encanta DIY, soy creativa, disfruto conseguir soluciones, educando a mis hijos sin curriculum, veganos y nómadas.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply